Nuestras ayudantes

Hace un par de años comencé a ver una serie de televisión que se llama Downton Abbey. En resumen, se trata de una familia de la nobleza de Inglaterra en 1912, sus asuntos como terratenientes y la novela entre sus propias relaciones y las relaciones con su personal doméstico, ¡y vaya personal doméstico! Les juro que quiero hacer rewind y robarme a Mrs. Hughes, la ama de llaves de la familia.

Digo todo esto porque el orgullo que sentían estos empleados por servir y ayudar a facilitar la vida de sus patrones era real. Sí, es una serie de televisión y sí, tenían problemas de actitud y enredos como todo el mundo, pero el orgullo que sentían por su trabajo era de admirar y se me quedó grabado.

¿Ustedes se imaginan que el personal doméstico que contratamos en nuestras casas pueda venir referido, capacitado y que la casa ande eficientemente? Mi casa no puede ser eficiente si yo no estoy encima, y estoy segura que la de muchas de ustedes tampoco. En el mundo en el que vivimos, con todas las presiones y compromisos que tenemos no podemos estar pendiente de absolutamente todo y si tenemos que escoger, preferimos que nuestra casa se caiga a que nuestros hijos estén descuidados por la nana o quedar mal con nuestro jefe en el trabajo. Hay que generar.

Panamá Housekeeper nace precisamente por esa necesidad de ayudar a poner la casa en orden. Yo no estoy dentro de las casas de mis clientes todos los días, pero los dos o tres días en que voy a hacer una capacitación trato de transmitirle todo lo que sé a quien lo necesita, darle las herramientas necesarias y ayudarlas a que confíen en ellas (que me he encontrado que es un problema común). Si quieres conocer un poco más sobre dónde aprendí lo que sé y cómo lo hice, haz click aquí. 

Como herramienta para mis capacitaciones y para mis clientes, he creado este blog. Aquí voy a compartir recetas que sean fáciles para sus cocineras y ustedes, tips de limpieza y cocina, anécdotas (¡confidencialmente, por supuesto!) y temas de interés en general para el cuidado y orden de tu casa.

Por último, quisiera compartirles cuál es mi posición con el tema de las empleadas domésticas en nuestro país. He escuchado y leído (en muchas ocasiones) que nuestras ayudantes del hogar son “un mal necesario” y yo no puedo estar menos de acuerdo con esa frase (¡son las personas que nos cuidan a nuestros niños y nos cocinan nuestra comida!). Para mí, estas personas son PERSONAS. Tienen defectos y tienen virtudes. Como todos. En su mayoría vienen de familias en donde no han recibido una adecuada educación, muchas no conocen nuestra cultura porque vienen de otros países y otras, simplemente son sinvergüenzas. Pero la sinvergüenzura pasa hasta en las empresas más grandes del mundo. Alguien una vez me dijo que si viéramos nuestro hogar como una micro empresa, la percepción cambiaría. Piénsenlo, tenemos un departamento de recursos humanos que está ubicado en la cocina y lavandería de nuestras casas, tenemos administración de proyectos (por ejemplo, las actividades extra curriculares de los niños y sus horarios) y manejamos un presupuesto (“María, la comida tiene que durar hasta fin de mes…”).

Mi micro empresa se llama Familia Eskildsen Pezzotti. ¿Cómo se llama la tuya? 😀

P.D. El próximo post va dedicado a todas las cosas buenas que he visto que hacen nuestras asistentes del hogar. Stay tuned! 😉

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. olga dice:

    Totalmente de acuerdo!

    Me gusta

  2. Mónica dice:

    Muy interesante. Super necesarios estos tips para saber manejar nuestra micro empresa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s