¿Quién sabe coser?

el

Esa fue la pregunta que hice en el chat de mis amigas mamás en estos días…

Echo para atrás.

Me puse a coser una de mis pijamas favoritas, tenía un huequito en la parte de atrás. Agarré el costurero que no tocaba desde que vivía en Chitré y de una vez pensé en mi bisabuela que tejía divino, hasta el traje de novia le hizo a mi mamá. Me acordé de la clase de educación para el hogar (que no entiendo por qué la eliminaron) y de lo difícil que era hacer esas puntadas en cruz, realce y pespunte (tuve que buscar todos estos nombres en Google, tranquilas 😅).

Mientras metía el hilo en la aguja me puse a pensar que pocas personas saben coser hoy en día, en especial gente joven. Me pregunté si mis amigas sabían y ahí empezó la parte buena.

Les pregunté y empezó la llovedera de mensajes de voz:

“Al año de casados, mi esposo me pidió que le cosiera un botón de la camisa que se le había caído, que dónde estaba mi hilo y mi aguja (…) y yo no tenía ningún hilo, ni ninguna aguja, pero que con mucho gusto yo iba a la farmacia y conseguía. A lo que él me responde en estado de shock: ‘¿cómo así que tú no tienes un kit de costura?’. Bueno, ¡no tengo pues! Luego, en una cena familiar, mi suegra se entera de lo ocurrido y al día siguiente me trae un kit de costura a la puerta de mi casa…eso pasó chicas. El punto es que sí se coser un botón, tengo kit de costura gracias a la suegra y me ha venido de lo más bien”.

“Tengo varios vestidos de diario en mi clóset sin un botón y me frustra horrible no saber arreglar el freaking botón, me hubiera venido muy bien saber cómo se cose, es muuuuuy frustrante”. 

“Cada vez que trato de coser un botón me queda chueco”. 

“ODIO coser”.

Mi primer encuentro con la costura fue algo similar al primer cuento. Mi esposo me pide que por favor le cosa el botón de la camisa, yo tenía 24 años y no tenía costurero. Le dije que me la dejara ahí y que yo iba a comprar uno. Compré de todo un poco, metí todo en un tupperware y en la tarde le cosí el botón. No duró mucho, pero resolvió.

Con el tiempo he ido mejorando la técnica y ya hasta se agarrar bastas (con MUCHO esfuerzo y paciencia porque me demora siglos), hacer puntadas para tiras de vestidos o camisas que quedan grandes y arreglar huecos. De ninguna manera soy una experta. ¡Ah! y ahora tengo que ponerme los lentes cual viejita porque no veo el hilo cuando pasa por el ojo de la aguja 👵🏻.

Te paso por aquí un listado de lo que compré con mi primer costurero, todo esto lo puedes conseguir en farmacias o sederías:

  1. Kit de agujas de diferentes tamaños.
  2. Kit de hilos de diferentes colores.
  3. Imperdibles de diferentes tamaños.
  4. Tijera pequeña.
  5. Botones de colores básicos.
  6. Guarda todos los botones de repuesto que vienen con la ropa nueva en tu costurero.
  7. Un tupperware con tapa para guardar todo.

 

WhatsApp Image 2019-05-08 at 5.25.44 PM
Este es mi kit de costura, súper BÁSICO…sé que necesita organización, pero estoy tratando de keep it real para ustedes 😉

Y dime, ¿tú sabes coser? ¿Cómo fue tu primer encuentro con la costura?

¡Te leo!

María Amelia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s